_dsc0573

MI CUERPO NO ES TU CAMPO DE BATALLA

Este artículo será diferente. Nada de ejercicios, nada de videos, nada de anatomía del cuerpo…. ¿Por qué no empezar el año nuevo con algo diferente? Sobre todo lo quiero dedicar al público más tierno. ¡SÍ, a ustedes señoritas! 🙂 (chicos, léanlo también).

Pregunta: ¿Por qué para las chicas?

Porque es sobre mí, sobre ustedes….

En el día de hoy, se pone mucha presión sobre mujeres/niñas, especialmente con respeto a la apariencia. Creo que la presión ha estado allí desde siempre. Pero ahora, más que nunca, siento la necesidad de decir algo al respeto. ¿Quién es el que marca la tendencia de “la belleza”? Sólo conseguirán que las chicas odien sus cuerpos, tratando de bajar drásticamente el peso, se someterán a la cirugía plástica para tener un trasero como el de Kim Kardashian que ahora “está de moda” (antes cuando una chica tenía culo grande, todos le gritaban – ¡GORDA! – ¡TIENES UN CULO ENORME! – ¡NO COMAS TANTO! – ) Por no mencionar el pecho….Cuanto más grande, mejor, y si tienes poco pecho, no vales nada, mejor ponte silicona…..¡TONTERÍAS!!!

¡No necesitas las tetas de silicona para que seas una mujer hecha y derecha! Ahora no estoy atacando a las chicas que las tienen. A lo mejor tienen un problema estético, quieren aumentar su autoestima o compiten, es su cosa personal. Sólo quiero decir que no necesitas nada más tener la confianza en sí misma y sentirse como una mujer.

SÍNDROME DE INFERIORIDAD

¿Cuál es la mejor manera para escribir un artículo sobre este tema? Sobre MÍ MISMA. No hace falta describir a otra persona. En fin, uno se conoce a sí mismo. Ahora no voy a escribir mi historia de vida entera pero al menos en breve todo lo que esté relacionado con este tema. Se trata de MÍ y mi opinión. Algunas a lo mejor han pasado por lo mismo.

Muchos me conocen como una chica fuerte, deportista, entrenadora…PERO no siempre fue así.

1

Antes estaba muy acomplejada por mi cuerpo, lo odiaba. Ya en el colegio sufría por el hecho de que era la más pequeña de todos. Me sentía inferior y sentía que no encajaba en el grupo de las chicas. Era invisible.

Siempre era muy delgada. Podría comerme a un elefante y no engordaba. Pero llegó un momento cuando me obsesioné con estar delgada y empezó mi locura. Más alta ya no podía estar, pero más delgada sí. En la tele se veían las modelos súper delgadas. Tenía 14-15 años, es normal que el cuerpo cambie en esa edad, empieza a tener curvas, se gana un poco de peso en los sitios adecuados. Pero yo no quería curvas femeninas, me veía gorda, quería tener un culo más pequeño  (ahora lo quiero tener más grande :D). En fin, no me gustaba nada en mi cuerpo.

Empecé a bajar de peso. Tiraba a la basura la merienda que me preparaba mi madre para el colegio, luego dejé de almorzar. A veces me comí solamente una manzana en todo el día. Tenía un diario donde me apuntaba todo lo que comía (o mejor dicho lo que no comía). Mientras más delgada estaba, mejor me veía. La realidad era diferente, no parecía nada saludable, estaba demacrada. Empecé a hacer el ejercicio también para adelgazar más. Pero cuando vi que con ejercicio las piernas se ponían más gruesas, dejé de hacer el ejercicio porque no quería ser más ancha sino más delgada.

Hubo días en los que no comía nada odo el día y cuando llegó la noche comía de todo, sobre todo los dulces, y luego me sentía culpable. Y todo esto duró casi 1 año, hasta cuando mi madre encontró mi diario. Me dio el ultimatum – ir al médico (no me gustaban nada los médicos) o empezar a comer bien. Elegí la segunda opción. Tomó un poco más de tiempo hasta que conseguí a salir de ella por completo y no veía la comida como un enemigo.

2

En retrospectiva, uno se da cuenta que dejar de comer es una locura. Las chicas no se dan cuenta de los problemas que se pueden causar. Una de las cosas es que se detiene la menstruación. Por suerte, todo se volvió a la normalidad, pero hay chicas que tienen problemas hasta ahora y no se pueden quedar embarazadas. Otros efectos secundarios es la pérdida de pelo, la fatiga y también la muerte (sí, por desgracia hay casos). Las chicas ayunan hasta la muerte. Es muy triste que las chicas delgadas como un esqueleto se vean gordas. Yo también me veía gorda. La ropa colgaba en mí. Me alegro de no llegar a la etapa de anorexia y todo eso gracias a mi madre.

Mi historia continúa en la escuela secundaria. Aparte de mi “altura” no me gustaba mi nariz, mi cuerpo, mi culo, simplemente no me gustaba NADA. Estaba tan acomplejada que siempre me quedaba en la casa leyendo los libros o no iba a ningún lado. Siempre llevaba la ropa muy ancha porque me veía gorda. Llevaba la camiseta debajo del culo para que no se viera mi culo grande (que no era grande en absoluto). A todo esto, me salió una verruga en la cara y no podía deshacerme de ella. Me sentía como un patito feo. Mi autoestima estaba por los suelos. Me encerré  en mi misma.

Todo iba mejorando con los años. Mi vida cambió totalmente cuando vine a Mallorca en el 2010 – otro mundo, otra gente, otra mentalidad. El primer complejo que se me quitó era el de mi estatura. Ya no me importaba que fuera pequeña. En primer lugar, nadie se reía de mi estatura y otra cosa, muchas españolas y latinas eran aún más pequeñas que yo. Claro, ya tenía más años y con los años uno se vuelve más sabio (es verdad) y ya no me importaban cosas así. En Mallorca encontré mi autoestima perdida, más bien, la confianza en mí misma que nunca tuve.

 

3

Mallorca, sol, playas….Cuando ya uno pasa casi todo el día en bikini, quiere estar en forma, ¿verdad? Así fue. Me apunté a un gimnasio local. Me sumergí en el mundo fitness. Mi ídolo fue Nikola Weiterova, la competidora eslovaca en la categoría Bikini Fitness. Quería tener culo como ella. Antes no me gustaban las piernas musculosas y el culo grande, ahora todo lo contrario. Mi visión del cuerpo femenino cambió por completo. Ahora volvieron a salir comentarios tipo: No entiendo para que haces ejercicio si estás delgada…..Entonces, hagas lo que hagas, si es bueno o malo, no importa, los comentarios negativos aparecerán siempre. Mi consejo: ¡IGNÓRALOS! Es tu vida, haz lo que te hace feliz y que otros no te afecten.  Nota: No hacía ejercicio para adelgazar. Desde luego no era el tipo de la chica que se pasaba horas en la cinta de correr.

Después de un año entrenando me dije: Yo también podría competir en la categoría Bikini Fitness. Empecé a entrenar con el entrenador y me pusé las pilas. Competí una vez y me bastó. Mi camino no era competir, pero me llevó a otro camino – decidí asistir a un curso de entrenadora personal. Quería ayudar a otros a alcanzar sus objetivos y ser buen ejemplo.

Y así sigo hasta ahora. 🙂

HAPPY ENDING

Después de tantos años odiando mi cuerpo por fin me encanta mi cuerpo tal como es. Todo eso, por lo que me pasé en mi vida, me enseñó mucho (y todavía estoy aprendiendo). He aprendido a ignorar la gente negativa, he aprendido a no tomar sus palabras en serio, y sobre todo he aprendido a estar feliz con mi cuerpo. Nadie es perfecto, ni yo, ni tú, ni nadie en el mundo. Llevo una vida normal, hago ejercicio, como bien. No piensen que lo único que como es el pescado y la verdura al vapor. 😀 No hago dietas porque no creo en las dietas. Creo en la comida de verdad – comer de todo pero con moderación. Conozco mi cuerpo y sé si comiera dulce sin control, estaría como una vaca. Claro que como dulce, pero me controlo. 🙂 A veces me falta la motivación, estoy demasiado cansada para hacer ejercicio, no tengo ganas de nada….somos humanos, es normal que pasen cosas así. Sinceramente, me siento más feliz ahora que antes, cuando controlaba todo lo que comía o no comía y me pesaba todos los días. Disfruto más la vida, no estoy tan obsesionada. Tengo mi objetivo, cada uno tiene un objetivo. Mucha gente está muy centrada en su objetivo olvidando ESTAR presente y simplemente vivir. En mi humilde opinión, el camino que nos llevará a nuestro objetivo es más importante que el objetivo. Entonces, ¡disfruta de ese camino! 🙂 4

Ahora me dedico al ejercicio con el peso corporal – calistenia y la gimnasia artística. Además, he vuelto a bailar otra vez.

¡SÉ  TÚ MISMA!

Más arriba escribí que siempre me molestaba mi estatura. Aunque tengo sólo 155 cm nunca me he sentido más femenina y sexy como ahora. Mi “altura” tomo como una ventaja. Antes no podía salir a la calle sin tacones, ni para tirar la basura. ¿Y qué pasa con las gafas graduadas? Antes no las llevaba porque me veía como una bruja. Prefería no ver, o mejor llevaba las lentes. ¿Ahora? Recientemente me he comprado unas gafas e incluso me veo muy sexy con las gafas puestas. Cuando empiezas a ver tus “errores” como beneficios, ¡ganaste! 🙂

Lo que quiero decir, ser  “SEXY” no se  trata  de la apariencia o la ropa o el vientre más plano o el culo más trabajado. No se trata de tamaño, número o la forma. Se trata de tu actitud, como te sientes. Así que sonríe y empieza a creer en ti misma, ¡chica!!!!! 🙂 Por último, dos consejos más:

1, ¡NO TE COMPARES CON NADIE!

Este camino no te llevará a ningún lugar, estarás infeliz. Mejor, dedica esa energía a tí mismo, para tu progreso. Compárate sólo con tú mismo, hasta dónde llegaste TÚ. Trata de ser la mejor versión de tí mismo. Por otro lado, es bueno si tienes a alguien que te inspire. Pero nunca ,nunca, no copies a nadie, sé ¡original!

2, ¡QUIÉRETE MUCHO!

¿Quién te va a querer más que tú misma? Sé un poco egoísta en ese sentido. Piensa en tu salud, es nuestra ¡verdadera riqueza! Haz ejercicio para que te diviertas, come sano, haz lo que te guste, ríete, no te preocupes por las cosas pequeñas … ¡haz cualquier cosa que te haga feliz! Aprende a quererte tal como eres e ignora los comentarios de otra chicas que seguramente te envidian tus caderas curvilíneas. 🙂

GRACIAS AL FINAL

Quiero dar gracias a todos que alguna vez se rieron de mí, no creyeron en mí o me subestimaron. Gracias a eso soy una mujer fuerte, no sólo físicamente sino también mentalmente. 🙂

5

0 comments on “MI CUERPO NO ES TU CAMPO DE BATALLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.